Denuncian nuevo caso de tortura mientras Felipe Muñoz fue procurador de Aguascalientes

    0
    64

    Por: María Miranda Franco

    Arturo Lomelí Castellanos fue un policía preventivo municipal de Aguascalientes, subcomandante del Grupo de Operaciones Especiales, entre otros cargos que ocupó hasta 2011, cuando fue detenido por supuestos delitos contra la salud en materia de colaboración con el cártel La Oficina.

    En rueda de prensa a la que convocaron víctimas de tortura, Lomelí Castellanos contó su historia en la que aseguró fue torturado por varias autoridades que aún ostentan cargos públicos.

    “Yo estuve preso 5 años 8 meses; a mi salida, el juez de mi caso ordenó que se investigara en lo correspondiente en la tortura, que no ha caminado; mi averiguación no es local y se está haciendo por parte de la Unidad Especializada Contra Delitos en materia de Tortura de SEIDO. Como 10 días me tuvieron privado de la libertad en los separos de la policía ministerial, el comandante Durón Esparza, Marín, varios de los alcaides también me metieron en una celda de una sola ventanilla, no es con barrotes, sino que tiene una escotilla, de ahí me sacaban por un pasillo y me daban vuelta y me conducían al gimnasio, ahí en varias ocasiones me amarraban las manos por la espalda y con una funda en la cabeza que olía a vómito, de ahí alguien me sujetaba de los hombros y me jalaba hacia el piso mientras otra persona me barría, me retiraba los pies del piso y caía de nalgas y luego me metían a una llanta y vaciaban agua sobre la superficie, se escuchaba que echaban a jalar un motor de una bomba de agua y empezaban las descargas eléctricas, tengo en varias partes de mi cuerpo, me ponían la cara hacia atrás me echaban agua; en lo personal sufrí más de 10 días esta situación y era como deporte, pues no preguntaban nada”.

    Arturo Lomelí fue sentenciado a 15 años, de los cuales estuvo en una prisión de Veracruz 5 años y 8 meses, y ahora sigue su proceso en libertad tras un amparo que interpuso su abogado, pues su caso solo está sostenido, dijo, por un solo testigo.

    “Fue difícil la defensa, mi abogado estaba en Veracruz donde yo estaba detenido, mi asunto está en Tamaulipas y mi familia está en Aguascalientes. Solo queda la declaración de él y como es un testigo único fue suficiente para el amparo, pero en realidad no me absolvió, me deja ir libre por el amparo y porque solo hay una declaración”.

    Finalmente, indicó que él continúa su proceso penal, pero también para lograr su certificación por parte de la ONU como víctima de tortura.

    “Yo sigo mi proceso por separado y sigo esperando que la Fiscalía me practique los exámenes correspondientes a lo que es el protocolo de Estambul; un día me hablaron para la revisión, pero es con los mismos doctores que cuando me reventaron el oído, cuando me quemaron los testículos, el pecho, ellos mismos me revisaron cuando me mandaron a la SEIDO”.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí